Tres consejeros regionales visitaron a vecinos del Durazno ellos están conscientes que su voto no es vinculante

CORE busca solución con vecinos de El Durazno sobre futuro embalse La Tranca en Combarbalá.

Los consejeros regionales escucharon dudas y respondieron a la comunidad que quiere informarse sobre las posibles consecuencias de esta construcción.

Como parte del Plan Nacional de Embalses, anunciados por la Presidenta Michelle Bachelet, iniciativa que pretende la construcción de 20 obras entre el año 2015 y 2025, el embalse La Tranca de Combarbalá, podría ser una de las obras más importantes de la región, pero no exenta de conflictos.

Es por eso que los consejeros regionales, Agapito Santander, Miguel Solís y Hanna Jarufe, se trasladaron hasta el sector El Durazno, para conversar con las vecinas y vecinos que ven en este proyecto una amenaza para su territorio, donde han vivido por largos años.

Según explica el consejero Agapito Santander, presidente de la comisión de Fomento Productivo, “la gente acá se opone que se haga el embalse y ellos recomiendan, dentro de otras cosas, que sea haga un poco más arriba, en un sector que se llama El Pedregal, eso lo vamos a comunicar al CORE y se tomará alguna decisión”.

Si bien el voto del Consejo Regional respecto a este tipo de proyectos no es vinculante, los consejeros decidieron ir a terreno para saber lo que sucede y emitir su decisión informados tanto con antecedentes técnicos como de la opinión de la comunidad.

Así lo destaca el consejero Miguel Solís, “este es el cumplimiento de un compromiso del CORE de dar posibilidades a todas las expresiones y miradas de un tema, por eso en primera instancia fueron los interesados de la construcción del proyecto al Consejo Regional y ahora nos reunimos con la comunidad que no está de acuerdo”.

Según su percepción, “creo que, a lo menos, si no tenemos una claridad de cuál es el volumen del embalse difícilmente se puede tener una solución clara, creo que hay que estudiar más la posibilidad de hacer otro estudio en otro sector que permita a las personas sigan desarrollando su actividad y no se inunde su patrimonio, su pasado y su historia”.

Agregó que “lo segundo tiene que ver con la capacidad de acumulación de agua que tienen el río Pama y el río Cogotí, para sostener toda la olla hidrográfica del río Limarí, porque este embalse sería el tercero sobre el embalse La Paloma y pondríamos en riesgo las tierras actualmente cultivadas y por último tiene que ver con el modelo de gestión del embalse, ya que este embalse a diferencia de los otros estaría en una modalidad de concesionado, lo que genera una gran preocupación”.

En representación de la comunidad, Gonzalo Gómez, vocero de la Agrupación Ecológica Valle El Durazno, donde viven cerca de 120 familias, menciona que “nosotros nos oponemos férreamente al tema porque nos inundarían las tierras, no podríamos regar, perderíamos todo: tierra y agua. Dicen que va a hacer un embalse concesionado y eso no nos conviene porque vamos a tener que pagar como pasa con las carreteras”.

Cabe recordar que el 19 de diciembre de 2017, en Sesión N°222, el Consejo de Ministros de la Comisión Nacional de Riego (CNR), autorizó a la Dirección de Obras Hidráulicas a dar término anticipado al contrato de Diseño Básico del Embalse La Tranca y su Asesoría, de acuerdo al Art. 64 letra c) del Reglamento para Contratación de Trabajos de Consultoría, como consecuencia del tiempo transcurrido sin poder acceder a ejecutar los trabajos de terreno del contrato.

Por tanto, el 10 de enero de 2018, el Director Nacional de Obras Hidráulicas informa al Consultor Técnica y Proyectos S.A. Agencia en Chile, el término anticipado del contrato “Diseño de Ingeniería Básica Embalse La Tranca, Región de Coquimbo”, de acuerdo a lo indicado por el Consejo de Ministros de la CNR.

Embalse La Tranca. 

Según los antecedentes aportados por la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), el Proyecto se ubica en el río Cogotí, en la comuna de Combarbalá, 22 km aguas arriba del embalse Cogotí.

El proyecto considera 46 millones de metros cúbicos de capacidad y altura de muro de 110 metros aprox.y área de inundación de 145 hectáreas.

Se estima un beneficio a 3.439 hectáreas de riego con 85% de seguridad y un total de 210 dueños de derechos.