Un tema que es muy común cuando hay cambios de Autoridades.

DECLARACIÓN PÚBLICA FENAMINSA.
Federación Nacional de Asociaciones de Funcionarios/as del Ministerio del Interior y Servicios Afines.
Con relación al brutal hostigamiento y difamación que han venido sufriendo funcionarios y
funcionarias de la Gobernación Provincial del Limarí, por parte del Gobernador Sr. Darío
Molina desde que asumió su cargo, la Federación de Asociaciones de Funcionarios del
Ministerio del Interior y Servicios Afines, FENAMINSA, declara a la comunidad del Limarí y a
los trabajadores y trabajadoras del Ministerio del Interior y sus Servicios, lo siguiente:
1. Desde que el Sr. Gobernador comenzó a ejercer sus funciones, inició un proceso de
hostigamiento y difamación en contra de funcionarios públicos de la Gobernación
Provincial. Esto se expresó en reuniones con el equipo de trabajo, en donde trató de
“indignos” a aquellos funcionarios y funcionarias que no compartían la línea del
nuevo Gobierno y desempeñaban funciones que él calificó como “de confianza”.
Además, se expresó en entrevistas a medios de prensa locales, en los que calificó a
los funcionarios de “apernados” y todavía más les atribuyó la intención de obtener
indemnizaciones para renunciar a sus cargos.
2. Además de lo anterior, por vía administrativa le quitó las funciones que
desempeñaban al periodista, a la encargada del área social y a la encargada de
administración de la Gobernación, asignándolos a la Unidad de Estudios, Evaluación
y Estadísticas, creada sorpresivamente el 19 de marzo de este año.
3. Las funcionarias y funcionarios afectados con estas medidas se desempeñan a
contrata en la Gobernación Provincial y en ningún caso son cargos de confianza. Los
cargos de confianza están establecidos en las plantas de cada Servicio y en el caso
de la Gobernación, el único cargo de confianza es el del Sr. Gobernador. Es
importante señalar que, en el caso de las contratas en particular, los funcionarios y
funcionarias están protegidos por dictámenes de la Contraloría General de la
República y fallos de Tribunales, que avanzan en el mismo sentido, en reconocer a
los trabajadores y trabajadoras del sector público derechos laborales esenciales.
Además de lo anterior, en su dictamen 6.400 del 02 de marzo de 2018, la Contraloría
establece que jefes de gabinete y asesores en gabinetes de ministros, subsecretarios
y jefes de servicios no están cubiertos por la denominada doctrina de la Confianza
Legítima y que, siendo contratas, podrían ser despedidos a voluntad de la autoridad;
Pues bien, la Gobernación Provincial NO es un Servicio y el Gobernador No es un
Jefe de Servicio. El jefe de Servicio es el Subsecretario del Interior, y sobre sus
asesores corre la disposición.
4. Los funcionarios públicos son empleados del Estado y no del gobierno de turno; la
posición del Sr. Gobernador en esta materia, vulnera la legalidad vigente pues es
discriminatoria. Debe saber el Sr. Gobernador que el Estado no es un “botín de
guerra” que cada cuatro años se reparte entre quienes ganan las elecciones. Los
servidores públicos implementan las políticas y programas que se definen desde sus
Servicios con el mismo profesionalismo en el caso de un gobierno de un signo o de
otro. De eso se trata el Servicio Público.
5. El hostigamiento y difamación pública que hace el Gobernador Provincial a
funcionarios públicos no tiene otro fin que la desmoralización de parte de estos,
pues sabe que por vías legítimas no puede obtener lo que busca, que es la renuncia
de los trabajadores. Estas conductas están tipificadas y castigadas en la Ley y por
ello esta Federación perseguirá la responsabilidades legales que existiesen y
desplegará las acciones legales respectivas.
6. La asignación de nuestros compañeros a la sorpresivamente creada Unidad de
Estudios, Evaluación y Estadísticas, responde a la misma intención ya que ese es el
disfraz administrativo de lo que se ha conocido por mucho tiempo en la
Administración Pública como “huesera”. Esta es la única Unidad de este tipo que
existe en las Gobernaciones del país y lo que puede presentarse como toda una
innovación se desvanece rápidamente al constatar que los programas que ejecutan
las Gobernaciones se evalúan centralmente en un proceso diseñado desde MIDESO
y/o DIPRES, que está a cargo del Departamento de Planificación y Control de la
Subsecretaría del Interior y de las Unidades de Planificación de Gobernaciones, no
por Unidades que no tienen existencia real. Por otra parte, la generación de
actividades de Estudios y recolección de Estadísticas obedecen a procesos amplios
que involucran unidades de estudio también definidas desde la Subsecretaría, dado
que se requiere de un diseño para el efecto, que garantice la estandarización de los
productos, con la finalidad de obtener al menos trazabilidad y comparabilidad, para
que el proceso tenga utilidad. Tampoco es una Unidad que cuente con presupuesto,
como sí tienen la mayor parte de las unidades de las Gobernaciones, que manejan
programas sociales. ¿Tendrá alguna idea el Sr. Gobernador de lo que cuesta
implementar una encuesta de satisfacción de clientes? Nada de esto se observa en
la Resolución que crea la Unidad en cuestión, de lo que se desprende que es más
bien una muy poco profesional excusa para tratar de esconder el hostigamiento.
7. Finalmente, nos llama poderosamente la atención el desconocimiento normativo
acerca de los derechos de los funcionarios y funcionarias y respecto de cómo operan
los procesos en la gestión del Sector Público que denota, con vergonzosa publicidad,
la actuación del Sr. Gobernador en sus primeros días de gestión. Si el sello que lo
caracterizará es el abuso de poder e incompetencia técnica, nada bueno puede
presagiar el futuro. No obstante, FENAMINSA utilizará todas las herramientas de que
disponga para proteger los derechos de sus socios y socias cada vez que ellos se vean
vulnerados.