Droga en la población escolar familiares son responsables.

Gobierno impulsa nueva estrategia para combatir el consumo de drogas entre la población escolar. 

  • Se trata del plan Elige Vivir Sin Drogas, basado en la experiencia de Islandia, el que considera cuatro pilares de trabajo: familia; escuelas y colegios; buen uso de tiempos libres; y entornos comunitarios.

El 12° Estudio de Drogas en la Población Escolar en la Región de Coquimbo realizado por SENDA el año 2017, arrojó cifras preocupantes. De acuerdo a dicho sondeo, el 32,3% de los jóvenes entre 8° básico y 4° medio, declaran haber consumido marihuana en el último año, superando la media nacional que alcanza el 30%.

Un antecedente que, considerando toda la realidad nacional, pone a Chile en el primer lugar de América en el consumo de esta droga. Es por ello que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera llevará adelante una completa estrategia para combatir el consumo entre la población escolar: el Plan Elige Vivir Sin Drogas.

Al respecto, la Intendenta de Coquimbo, Lucía Pinto, explicó que “el compromiso de nuestro Gobierno ha sido combatir la delincuencia y el narcotráfico, y ahora impulsaremos este plan, basado en el proceso exitoso que se realizó en Islandia, donde se convoca al Estado, a los privados, a los padres, a los colegios y a los niños, para realizar en conjunto diversas actividades que vayan en la línea de la prevención y también nos permita ayudar al niño o adolescente en su rehabilitación”.

Y es que además del consumo de marihuana, el 12° estudio de drogas también indicó que sobre la ingesta de alcohol, un 27,4% de los jóvenes declaró haber bebido en el último mes, y de ellos, un 68,5% declara haberse embriagado.

Una situación que, incluso, sorprende a muchos jóvenes. Natalia Gutiérrez, de 2° medio del Colegio José Miguel Carrera de La Serena, sostuvo que “es un panorama nefasto. Debiéramos ser líderes en otras cosas, como educación, deporte, pero no en estas cosas negativas. Es por eso que estoy de acuerdo con este tipo de campañas”.

En tanto, Iremel Torrejón, de 2° medio del mismo colegio, agregó que “dentro de nuestra sociedad está muy arraigado el tema del consumo de alcohol y drogas. Por eso, siempre hay que hacer prevención, porque los efectos son muy malos en la persona y su familia”.

Desde el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), explicaron que este plan se ejecutará en las comunas de Las Serena y Coquimbo en 4 pilares de trabajo.

Fernanda Alvarado, Directora de SENDA, detalló que “el primer pilar es la familia, allí haremos una serie de talleres para que los adultos ejerzan responsabilidad con los niños; la escuela, en la que haremos un trabajo intersectorial al interior de los establecimientos; el buen uso del tiempo libre, donde podamos implementar actividades artísticas, culturales y recreativas; y el ultimo pilar se relaciona al trabajo municipal, para que ellos puedan monitorear los programas de intervención de drogas y ahí estaremos liderando mesas técnicas comunales”.

Para la Corporación de Educación de la Municipalidad de La Serena, esta iniciativa representa una oportunidad para fortalecer las mallas curriculares y también las diversas actividades extracurriculares de sus establecimientos.

“Significa que podemos incorporar estos conceptos, no de manera transitoria sino que de forma permanente a los proyectos educativos y planes de mejoramiento, para determinar recursos para que las actividades se desarrollen con la motivación de los jóvenes y el apoyo de los profesores y, especialmente, de los apoderados”, manifestó Patricio Bacho, Secretario General de la Corporación

LA EXPERIENCIA DE ISLANDIA

Este plan se basa en el modelo implementado en Islandia a partir de 1998, país que pasó de tener algunas de las tasas más altas de consumo de drogas en menores de 18 años, al mínimo de todo el continente europeo.

En el año 1997, un 42% de su población escolar consumía alcohol, y tras la aplicación de esta estrategia, actualmente, sólo registran un 5% de ingesta alcohólica entre niños y jóvenes.

Mientras que el consumo de marihuana alcanzó el 17% ese mismo año, y hoy han reducido su consumo a un 7% entre los estudiantes.